Blog

Tu avance Mastermind

24 comentarios

Cuando la fuerza viene del grupo

 

Mastermind, ya sabes que ando enamorada del concepto, que lo aplico día a día en mi vida, en mis planes, en mis proyectos y es la razón por la que mi empresa avanza por el camino que yo he marcado de antemano.

 

Durante estas tres semanas os estoy presentando a las mujeres que me acompañan todas las semanas, desde hace dos años, en el avance de Blanco Legal. Ellas fueron las primeras que vieron la idea, las que me escucharon sin pestañear y las que me dieron su opinión cuando hacía falta.

 

Hoy os quiero presentar a Diana López, abogada de corazón y  de profesión, con las cosas muy claras y el ímpetu de quién le gustan las cosas bien hechas. Trabajadora incansable, propietaria de una  visión del derecho sin desvirtuar, por lo que sigue creyendo en la justicia y eso se nota en su forma de vivir el derecho.

 

Tal vez porque se dedica a lo mismo que yo, compartimos una visión similar de la vida, y compartimos también esa necesidad de luchar contra la injusticia.

 

Si te acercas a su web, podrás ver de primera mano todo lo que te cuento de ella, y podrás ver su nueva imagen, mucho más conectada consigo misma, una imagen que ha ido descubriendo durante estos dos años, porque aunque no lo reconozca, desde luego ha avanzado como todas, a pasos agigantados.

 

Si me encanta algo especialmente de ella, te diría que es su forma de enfrentarse a la adversidad, de plantarle cara a la realidad y buscar un nuevo enfoque, tanto en los asuntos que trata como en el día a día, y eso hace que hoy pueda ayudarte con la parte legal, 100% garantizado.

 

La web de Diana tuvo que enfrentarse a una transformación obligatoria, algún día nos contará su experiencia, porque pese a saber que puede pasar cuando no registras tu marca, le tocó a ella tener que cerrar su querida web por no poder utilizar el nombre.

 

Y aunque personalmente cero que la nueva imagen conecta mucho más con ella, que ha evolucionado y le sienta fenomenal el cambio, seguro que a ella no le parece tan bueno. Por eso deberíamos aprender de los problemas a los que se enfrentan los demás para evitar que nos pueda pasar a nosotros. Así que recuerda que hay cosas que no podemos dejar de lado, como tu marca, o cumplir determinadas leyes.

 

Pero basta ya de mis palabras, voy a dejar que sea ella misma la que nos cuente su propia experiencia mastermind, y la que te anime a participar en el grupo.

 

Cómo ha influido el grupo mastermind en mi proyecto, forma de ver la vida y forma de avanzar.

Siendo sincera, cuando oí por primera vez la palabra mastermind, me quedé exactamente igual, no entendía demasiado bien que significaba. Tuve que indagar un poco para saber que, precisamente, eso era lo que estaba buscando.

 

¿Y qué estaba buscando? Pues por aquel entonces, en el año 2015, iniciaba mi andadura profesional en solitario, muy en solitario, y sabia que, tal y como es mi carácter, necesitaba compartir las mil inquietudes que me venían a la mente con alguien, pero que ese alguien también tuviese las mismas inquietudes que yo.

 

No me valía ni mi pareja, ni mis amigas, ni mi familia ni los mismos colegas de profesión… que los adoro a todos y cada uno de ellos, y aprecio muchísimo sus consejos, pero no acababan de hablar mi mismo lenguaje; El emprendimiento ( con todo lo que abarca, que no es poco).

 

Sabido esto, me inicié en un grupo de Mastermind, quizás con un poco de recelo, todo hay que decirlo, porque al fin y al cabo no es más que abrirte en pensamiento y alma a gente desconocida. Por suerte, ese recelo desapareció en la primera sesión, estábamos todas ahí con las mismas dudas, con los mismos temores y al final buscábamos lo mismo; comprendernos, ayudarnos y ser más felices en nuestros negocios.

 

Ahora, con la vista fijada en el pasado, mi proyecto ha cambiado relativamente, porque sigo dedicándome a lo mismo, al sector de los servicios legales como mi máster Raquel, pero con otro enfoque mucho más claro y directo.

 

Sé, que sin mi grupo de Mastermind, hubiese tirado la toalla hace tiempo. Mi negocio ha pasado por una fase de estancamiento total, sentía que no avanzaba nada, que no iba en la dirección correcta (ni en la que debía) y eso me causaba frustración, mucha.
Me planteé dejar el grupo momentáneamente, me daba la sensación de que no tenía nada que aportarles, que nos las podía ayudar de ninguna manera, estaba realmente bloqueada. Pero por suerte, esa idea se desvaneció rápidamente cuando les planteé lo que me pasaba, me ayudaron, y mucho, en centrarme, en poner foco en lo que quería, poniendo orden a mis ideas y en saber ver qué era lo que realmente necesitaba para darle impulso a mi negocio.
Y si, gracias a ellas no he desistido, soy consciente de que no he avanzado al mismo ritmo que ellas ( ¡son muy cracks!) pero de sus avances, errores, ilusiones y encontronazos he aprendido, y lo estoy sabiendo aplicar ahora a mi negocio.

 

Para mí el grupo de Mastermind es un aprendizaje constante en todos los sentidos, nos vemos todos los lunes, y no hay ni uno solo en que no aprenda algo nuevo… puede ser desde conocer una plataforma nueva para hacer landings hasta cómo afrontar con sutileza un no a un cliente tóxico. No tenemos límites, cualquier inquietud nos la comentamos y tratamos de buscar la mejor solución. Hablamos de ideas locas y no tan locas, nos ponemos retos y nos motivamos. ¡Y eso es lo que hace que me encante mi grupo!
Todos sabemos que el emprendimiento no es un camino de rosas, hay muchos obstáculos pero también hay muchas alegrías. Únicamente, hay que saberlas encontrar, y desde luego pertenecer a un grupo de Mastermind ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en estos años de emprendimiento.

 

Que no te de reparo en pertenecer a un grupo de Mastermind, imagino que no todos serán iguales, pero estoy convencida que cuando des con el tuyo, sabrás que ese es tu lugar y que esas son las personas con las que quieres compartir lo más importante para ti, tu negocio y tu estilo de vida!
Así que lánzate, ¡Los beneficios que te va aportar no se pueden medir con nada del mundo!

 

¿Que te había dicho? Ya se que no tengo que convencerte para saber cuales son los beneficios de tener un grupo Mastermind, pero me encanta que no sea sólo yo la que te lo pueda contar, me encanta ver a estas mujeres avanzar a mi lado, compartiendo mi día a día y disfrutando de sus avances. Y disfruto con la oportunidad de poder compartir este espacio con ellas y que tú puedas conocerlas.

 

Si te animas, recuerda que te espero en nuestro grupo Mastermind Blanco Legal, verás que es un lugar donde puedes compartir.